Aire comprimido y gases

Compresores de Pistón

Como su nombre indica, el compresor de pistón centra su funcionamiento en el movimiento de uno o varios pistones.

Lo que permite que funcionen los compresores de pistón es el movimiento hacia adelante y hacia atrás de los pistones al interior de un cilindro. El movimiento continuo del pistón se apoya en el uso de un cigüeñal y una varilla de conexión que hará las veces de guía para el movimiento.

Los compresores de pistón pueden tener un único cilindro que le dé una capacidad de compresión baja, aunque se les puede agregar una mayor cantidad de cilindros, lo que aumente exponencialmente su capacidad de compresión y el nivel de presión al que se somete el flujo dentro de los compresores.

Cuando se tienen varios cilindros con varios pistones, la presión del fluido aumenta de un cilindro a otro, es decir, en el primer cilindro se le aplica una presión determinada al fluido, a esta presión se le sumará la presión del segundo y así sucesivamente.

Compresores de Tornillo

Los compresores de tornillo son equipos de desplazamiento positivo. El principio de funcionamiento de estos compresores se basa en la disminución del volumen del aire en la cámara de compresión donde se encuentra confinado, produciéndose el incremento de la presión interna hasta llegar al valor de diseño previsto, momento en el cual el aire es liberado al sistema.

La tecnología del tornillo es más avanzada que su antecesor, el compresor alternativo o de pistón. Ambos sistemas son de desplazamiento positivo; la principal diferencia entre estas tecnologías está en la forma de comprimir, que en el caso del compresor de tornillo es continua a lo largo del rotor y en el de pistón lo hace en dos fases (aspiración y compresión). Esta forma de comprimir el aire en el pistón genera alteraciones en el flujo, mientras que la del tornillo produce un flujo de aire continuo.

Compresores de Paletas

El compresor de paletas es un compresor de desplazamiento positivo. El compresor de paletas usa un rotor de paletas para su funcionamiento. El sistema consiste en la instalación de un rotor de paletas flotantes en el interior de una carcasa, situándolo de forma excéntrica a la misma.

Durante el giro del rotor, las paletas flotantes salen y entran desde su interior, formando unas cámaras entre rotor y carcasa, que se llenan con el aire. Al estar situado el rotor en una posición excéntrica al eje central de la carcasa, las cámaras van creciendo en la zona de aspiración, llegando a producir una depresión que provoca la entrada del aire. Según se desplazan con el giro del rotor, las cámaras se van reduciendo hacia la zona de impulsión, comprimiendo el aire en el interior.

Compresores de Lóbulos

El compresor de lóbulos o émbolos rotativos es un compresor de desplazamiento positivo. Este tipo de compresor usa unos rotores de lóbulos o émbolos rotativos para comprimir el aire. El principio de funcionamiento está basado en el giro de dos rotores de lóbulos en el interior de la carcasa.

Los rotores giran de forma sincronizada y en sentido contrario, formando entre ellos unas cámaras en las que entra el aire. Los lóbulos se limitan a desplazar el aire, consiguiendo aumentar la presión en función de la contrapresión con la que se encuentran en la salida del equipo. Esta contrapresión viene dada por las pérdidas por rozamiento y las necesidades de presión del sistema con el que trabaja.

Los rotores empleados pueden ser bilobulares o trilobulares. También existe una ejecución similar que utiliza unos rotores de uña.

Compresores de Scroll

El compresor scroll es un compresor de desplazamiento positivo. No es un equipo muy conocido, pero tiene una aplicación típica en las aplicaciones exentas de aceite.

El compresor scroll tiene un desplazamiento orbital. La compresión se realiza por reducción de volumen. El conjunto compresor está formado por dos rotores con forma espiral; uno de ellos es fijo en la carcasa y el otro es móvil, accionado por el motor. Están montados con un desfase de 180º, lo que permite que en su movimiento se creen cámaras de aire cada vez más pequeñas.

Compresores Centrífugos

El compresor centrífugo radial es un compresor dinámico. A este grupo pertenecen los compresores centrífugos tradicionales. En este equipo, el aire aspirado entra directamente en la zona central del rotor, guiado por la campana de aspiración. El rotor, girando a gran velocidad, lanza el aire sobre un difusor situado a su espalda, donde la energía cinética imprimida a las moléculas del aire se transforma en presión estática.

Un turbocompresor tradicional puede ser un equipo con dos o más etapas de compresión. Entre cada etapa, están instalados unos refrigeradores diseñados para reducir la temperatura de compresión, antes de que el aire llegue al siguiente rotor.

Soplantes

Producen caudal a bajas presiones y son utilizadas tanto en producción de presión como vacío.

Adecuadas para instalaciones de mezclado, transportes de materiales en polvo y granulados, estaciones de limpieza, etc.

Bombas de vacío

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur. Excepteur sint occaecat cupidatat non proident, sunt in culpa qui officia deserunt mollit anim id est laborum.

Generadores de gases

Nitrógeno, Oxígeno, Argón, son gases utilizados para diversos procesos productivos y servicios. ¿Qué sistema de suministro o generación utiliza?

Estudiamos sus necesidades, le asesoramos sobre las mejores alternativas, diseñamos e instalamos la Planta Generadora de gas. Prácticamente no requieren mantenimiento, aunque nuestro Servicio Técnico 24 Horas siempre estará disponible.

Nuestras Plantas Generadoras de Gases se caracterizan por:

  • Ahorro de costes garantizado
  • Suministro simple y seguro
  • Sistemas de gran calidad y bajo coste
  • 100% ecológicas y sin generación de residuos

Nitrógeno, Oxígeno y Argón son gases que los tenemos de forma natural en nuestras instalaciones. Están en el aire. ¿Por qué pagar por transportarlos y almacenarlos?